MARINSA Specialized Vessels – Optimización y Control de Procesos de Trabajo

DIAGNÓSTICO

Nombre: “Optimización y Control de Procesos de Trabajo”
Duración: 4 semanas
Etapa: Diagnóstico
Prácticas Implementadas: Estudios y análisis de procesos, Evaluación de Estructura organizacional

Marinsa es una empresa naviera ubicada en Ciudad del Carmen, Campeche; Paraíso, Puerto Progreso, Yucatán y Tampico, Tamaulipas que se dedica alfletamento de embarcaciones y servicios de agenciamiento para la industria petrolera en el Golfo de México. Ofrece diferentes embarcaciones para el movimiento de plataforma, servicios logísticos y buques procesadores al servicio de las operaciones de Exploración y Producción de Petróleo. El Consejo de Accionistas se encontraron con la necesidad de institucionalizar el crecimiento y maximizar la rentabilidad de los contratos actuales con sus clientes.


RETO:
Determinar las principales áreas de oportunidad de los procesos que afectaran la rentabilidad de las operaciones, incluyendo los procesos core y todos los procesos adjetivos que soprotan la entrega del servicio. Esta base de institucionalización serviría como principio para la internacionalización en EEUU, Sudamérica y Asia.

SOLUCIÓN:
Se definió una estrategia de análisis para identificar las áreas de oportunidad enfocadas a los procesos, gestión y estructura organizacional, los cuales partieron desde el levantamiento detallado de los procesos de pesarrollo del proyecto, su ejecución y supervisión hasta el acompañamiento hombro a hombro en un día normal de operación a Superintendentes, Capitanes de Puerto, Ingenieros de Mantenimiento personal de Compras y Almacenes. El análisis se complementó con el estudio del desempeño de los indicadores operativos y financieros, así como el análisis profundo de la estructura organizacional.

RESULTADOS:
Se encontró una profunda debilidad en los procesos de planeación y programación que afecta la productividad en cada una de las áreas operativas y administrativas de la organización. El crecimiento llevó a la compañía a operar embarcaciones más complejas con demandas de sistemas de mantenimiento y procura más demandantes, para los cuales la empresa no estaba preparada; la supervisión de la operación era laxa y reactiva lo cual generaba pérdidas constantes por la atención de urgencias, encareciendo el suministro y generando una pérdida del control de activos y consumibles. Finalmente, la falta de atención de aspectos críticos de operación resultaba en paros y fallas en las embarcaciones que se traducían en pérdidas de ingresos y penalizaciones por parte de los clientes.